Se ha producido un error en este gadget.

martes, 24 de enero de 2012

ANIMACIÓN Á ESCRITURA

Partimos deste bonito comezo?:
"ESTOU SOÑANDO QUE ESCRIBO ESTE RELATO"
Salvador Elizondo.  imaxes de google.

¡QUERO A LÚA  ¡

Remataba o día. Coma moitas tardes fomos os dos a xogar polos campos que habia arredor da casa dos avós mentras  preparaban a cea.Ti tiñas que probar un papaventos , agasallo do tio Manuel, era o teu preferido, sobor de todo polos paseos que che daba na moto.
A min gustábame sentar na herba e pensar nas musarañas. Ti corrias, bricanbas e falabas. Falabas moito de todo,  tamen do que non sabias…Eu case non te escoitaba.
A tarde estaba estrañamente iluminada. Ti corrias co papaventos e semellaba que estabas colgado da lúa. Era unha imaxe moi fermosa pero eu sentin a sombra dun calafrío.
E foi entón cando te sentín berrar:
-¡ Quero a Lúa ¡
-Non hai aire na Lúa, meu ben-díxenche.
-!Ti que sabes!
Dende ese dia souben que a lúa te levaría.Falábasme de non sei que amantes habitaban alí,leeralo nun libro que ¡como non ¡ che deixara o tio Manuel.
Empezaches a navegar por universos descoñecidos e lonxanos e xa non falabas tanto conmigo.Nin sentias a plenitude dos campos.A sombra da lúa interpúxose entre nós.
Dende entón a soedade iluminaba as miñas tardes.
Un día soltácheste da man, quixeches coñecer todas as suas caras  e acompañáchela nas suas viaxes. Pensabas que navegarias por mares apacibres pero estaban xeados e os cráteres tiraban de ti.Outras veces os eclipses deixábanche sen luz por algun tempo.
Tiveron que pasar moitas lunacións antes de que o impacto dun corpo rocoso te devolvese a terra e miles de meteoritos crearan novos soños.
Ana López.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
                                        SEGÚN CÓMO SE MIRE
 Los sentidos mienten.
Son  las herramientas que nuestro cerebro utiliza para pintar el mundo que nos rodea. Pero, a veces, estos pinceles no reproducen fielmente la realidad figurativa, sino que la interpretan, como en el arte, y recrean cuadros abstractos o surrealistas.
La visión del sol de una tarde, por ejemplo, tendrá diferentes lecturas, cuando pasa por el filtro del cerebro. Para alguien con fotofobia, será algo negativo. Para un poeta se convertirá en objeto de inspiración… para Gloria Fuertes, luna o sol, serán un globo que se le escapó. Para el que invirtió en acciones de  empresas de energía eólica, será motivo de alza en la bolsa. Para un científico, tema de estudio. Para un turista, un valor añadido. Para otros, un tema de bronceado. Para el vampiro, muerte. Para el falangista, oportunidad de cantar el cara al sol. Y así se podría seguir hasta el infinito.
¿Qué visión es la correcta? Todo es según el cristal con qué se mira.
Con los otros sentidos pasa lo mismo.
Por eso son engañosos, mentirosos, poco fiables. El cerebro es el que maneja sus hilos, en función de sus gustos, traumas o intereses. Por eso nada es verdad ni mentira. Por eso, muchas veces, las apariencias engañan… y todo el sabio repertorio del refranero popular.
El cerebro procesa la adquirida información de su disco duro y emite su veredicto. Y hay tantos veredictos como personas. Por eso el juicio no siempre es justo. Lo que vale para ti, no vale para mí.
Aunque hay quien lo utiliza para sus fines… Muchas veces, poco éticos.
Recuerdo el caso de don Evaristo.
Era el cura párroco de una aldea de Lugo, que para mitigar la soledad del celibato, calentaba la cama con la viuda Aurora, mujer piadosa y temerosa de Dios. El cura, abusando de su condición religiosa, manipulaba el cerebro de la mujer y le hacía ver lo que no era, oír lo que no se escuchaba, oler lo que no desprendía olor, gustar de lo insípido y sentir al tacto lo inexistente.
Una dócil marioneta al servicio del cerebro del sacerdote.
Ella se sentía tocada por Dios. Pero ese dios era tan falso como Judas. Aurora, vivía en un cuadro surrealista creyéndolo real. Por eso no oía las habladurías de la gente. Por eso no veía en sus caras el reproche.
Por eso aquel domingo, después de escuchar el encendido sermón acerca del  sacrificio de  Abrahán, detuvo el cuchillo jamonero, que a punto estuvo de segar la vida de su hijo, cuando éste recriminó al párroco su abuso para con su madre. Éste, encolerizado, cogió el cuchillo. Aurora, imitando al dios de Abrahán, lo detuvo en seco.
Forcejearon. Con tan mala… o buena suerte, que,el arma blanca, se clavó en pleno corazón del abusador.
Aurora, al perder aquel cerebro sustituto, que había dirigido sus ya atrofiados sentidos,  tantos años, no comprendió aquel encierro de por vida, sin poder volver a la iglesia de su aldea, en el psiquiátrico de la cárcel.
Angela Fernández













5 comentarios:

  1. Ana, paréceme unha historia moi tenra e bonita, con moita mareria viva...
    E ti que querías retirala¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Bueno Ángela, teremos que pasar a temas que non dean pé a tanto asasinato. Comezas cun sensato niniensaio para acabar estripando a alguén. Mira que igual se nos pega.....

    ResponderEliminar
  3. Ángela diría que ten unha parte de ensaio o relato e un chisco de novela negra.Sesuda reflexión sobre os lazos que manexan os comportamentos humanos.
    !Estás feita unha filósofa !

    ResponderEliminar
  4. A túa imaxinación, miña querida Ánxela, é unha total espiral na que as ideas xiran e xiran, desenvolvénse transfórmanse...E ao final trocan en algo inesperado.. sorpresivo . Ensaista , novelista policíaca... E todo sen que ningún elemento se distorsione... Creo que xa cho dixen máis dunha vez , tes que buscar un editor. Os teus escritos deberían estar nos andeis das librarías.

    ResponderEliminar
  5. Ana : O teu, é un relato máxico, desos que te devolven aos días felices, que non sabes moi ben onde andan pero que ao ler un texto como a o teu, volven de moi lonxe e enchenche a cabeza de miles de estrelas fugaces que tentas volver atrapar...Grazas pola poesía que conteñen todos os teus escritos que nos devolven a inocencia do tempo perdido.

    ResponderEliminar