Se ha producido un error en este gadget.

martes, 26 de febrero de 2013

PARA APRENDERMOS


Un poema de Agustín Fernández Mallo



Summer night (1890), de Winslow Homer


Hay una aparente paradoja en todo esto:
el agua es transparente pero oscurece la ropa,
hacemos cola en el fast food
(graffiti-comida), nos gusta la Nocilla,
el café aguado, el aire
que revuelven tus dedos y no vuelve, la vista
de la calle a través del cristal manufacturado.
Nos gusta lo que, existiendo,
no existe,
comprar camisetas blancas y zapatos caros,
silbar aquella canción de Roxy
fue la señal, nos gusta, sobre todo,
pensar el cielo en la tierra,
saber que tenemos razón para que
nos traiga sin cuidado tenerla.
Nos gusta comprar discos repetidos
de Esplendor Geométrico, vivir
una manzana más abajo de la cabeza de Newton,
(llovió y no quiero secarte el pelo, árbol de navidad de agua)
nos inquieta la pregunta: por qué los aviones
toman tierra y no derrapan, por qué los libros
son más altos que anchos, por qué el amor
(solución de una ecuación irresoluble) finge
su existencia.
Sabemos que el firmamento es cavidad resonante
de mensajes que se perdieron, y de aquellos que nos llegan
el emisor ha muerto. Sabemos la contradicción
de guerra humanitaria, que gana
quien derrama más sangre y después escucha
(graffiti-concierto) a Bach en los escombros del patio,
yo mismo a veces creo haber defraudado tanto
que me entregaría al cuerpo de cualquiera,
a lo que es pura ruina y carencia
y como el agua oscurece.
Me muero por piratear esta noche
los 50 gigabytes de tus pezones,
y qué más da Punk No Dead que Opus Dei Forever
si te imaginas que al final el cielo fuera sólo un anuncio
de papel Albal nos tararea Sr. Chinarro
en la ranura de tu sexo. Hay una aparente paradoja
en todo esto: envasado al vacío nos vendemos tiempo.

3 comentarios:

  1. Isto xa o tiñamos inventado nos. O problema e que non o temos patentado

    ResponderEliminar
  2. Puxen este poema PARA APRENDERMOS, agora diría PARA VERMOS porque eu non podo nin quero ser postnada. Son filla dun tempo, unha música, un espazo ...e as miñas palabras son fillas miñas, non quero cambialas por outras que non me pertenzan, que dentro de min non teñan o seu campo. Al carajo, non son postnada, son filla do que me tocou vivir e me toca AGORA.

    ResponderEliminar
  3. Eu tamen son filla do meu tempo e non vou renunciar ao meu xeito de escribir, pero as veces e divertido e ate pode resultar enriquecedor xogar a arriscarse con cousa novas sin que isto signifique renunciar, nin as " nosas" palabras ( en realidade ninguen as posue, as palabras son de todos) nin a nada. Nos xa o fixemos unha vez e creo estamos satisfeitas do resultado . Sigo crendo que " inventamos un postalgo" e que o pasamos ben. Así que non te me en encabuxes agora

    ResponderEliminar