Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 1 de mayo de 2014

...............................................................Le veo arar los rastrojos,
y devorar un mendrugo,
u declarar con los ojos
que por qué es carne de yugo.

Me da su arado en el pecho,
y su vida en la garganta,
y sufro viendo el barbecho
tan grande bajo su planta.

¿Quién salvará a este chiquillo
menor que un grano de avena?
¿De dónde saldrá el martillo
verdugo de esta cadena?

Que salga del corazón
de los hombres jornaleros,
que antes de ser hombres son
y han sido niños yunteros. 

Miguel Hernández

2 comentarios:

  1. Un hermoso poema! Ha sido un placer pasar por tu espacio. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un pracer é a túa visita e cumprido.

      Eliminar