Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 6 de diciembre de 2013

Este poema de Henley acompañou a Nelsón Mandela no seu calabozo, líao a miúdo e axudoulle a resistir. Hoxe recitámolo na súa memoria . O seu exemplo é máis necesario que nunca.Descanse en paz un home que pese a todo non alimentou a vinganza nin a carraxe.

íINVICTUS

William Ernest Henley


Fuera la noche me cubre
Negra como el abismo de polo a polo
Agradezco a cualquier dios que pudiera existir
Por mi alma incosquistable
En las feroces garras de la circunstancia
No he gemido ni he gritado
Bajo los golpes del azar
Mi cabeza sangra, pero no me inclina
Más allá de este lugar de ira y de lágrimas
Es inminente el horror de la sombra
Y sin embargo la amenaza de los años
Me encuentra y me encontrará sin miedo
No importa cuan estrecha sea la puerta
Cuan cargada de castigos la sentencia
Soy el amo de mi destino
Soy el capitán de mi alma.

2 comentarios:

  1. Ben pensado, quizabes o PATIO non seque porque creo que xa ten alma.
    bonito poema que non coñecía.

    ResponderEliminar
  2. Hai que ter forza para ser o dono do propio destino, pero este home tíña forza , a súa alma estaba forxada en ferro.
    En canto a alma do patio , non vai morrer. Pode que nos ausentemos uns días , pero sempre regresamos. Entrar ds de novo nel é como regresar á casa, aquí están os vosos versos, as vosas mensaxes... Gústame regresar...

    ResponderEliminar